“GIFT” TRUST

images
. 
Por circunstancias no personales, pero cercanas, llevo tiempo pensando en qué mundo vivo y en qué grado afecta a la definición de uno mismo. Dicen que la única opinión que vale es la propia. Pero, siendo realistas, no es así. Somos lo que somos y somos lo que dicen que somos. 
.
Uno suele definirse a sí mismo por sus logros y sus éxitos; y tristemente, los demás suelen definir a los demás por sus errores y sus malas decisiones. Por desgracia, con los años, he descubierto que todos olvidan sus propios pecados pero no dejan olvidar a los demás los suyos. 
.
Se dice el pecado, pero no el pecador. Constantemente, soy testigo de que esa norma es desdeñada -o, conscientemente, dejada de lado- y ningún traspiés queda sin rostro.
.
Suelen acusarme de ilusa e inocente, de creer que el mundo en el que creo, no existe. Suelen recordarme que las personas son “malas” y por naturaleza harán cosas malas. Suelen apuntar que la confianza no debe regalarse, que la esperanza es peligrosa y que más vale la paranoia que un acto de fe. No me dejan olvidar las traiciones en pos de una nueva oportunidad. Y, al final, siento que me imponen la desconfianza en todo aquel con el que me cruce, sin posibilidad de otorgarle la presunción de inocencia. 
.
Dudo que alguien, desconociendo la historia, entienda a qué me refiero. Pero sin hablar de pecadores, aclararé el pecado.
.
Sigo pensando, a pesar de las decepciones del pasado, que se puede confiar en la gente, que si le das un voto de confianza, lo valorarán y no te defraudarán. Hay gente que se empeña en recordarme que en previas situaciones similares, ciertas personas no valoraron ese acto de fe y traicionaron la ilusión que había puesto en ellas. Y que, siendo así, lo más probable es que vuelva a suceder y, por tanto, debería haber aprendido la lección y desconfiar de lo que venga en adelante.
.
Una parte de mí, acepta que si siempre sale cruz, en la siguiente tirada saldrá también cruz. Y, aún así, otra parte me dice que crea con todas mis fuerzas que si sigo intentando encontrar a una persona que valore las buenas intenciones, valdrá la pena todo lo sufrido.
Esa otra parte de mí me dice que siga intentando que salga cara.
.
Debería madurar… debería aceptar que hay muy poca gente que sea una apuesta segura… y que las probabilidades indican que no daré con ella. 
.
Pero creo en la suerte. Y en que la suerte se busca, más que se encuentra. Y que si sigues buscando, y buscando, un día das con ella. Con la persona que no desmerece tus intentos. No debo sentirme una ilusa por creer en la gente, si me decepcionan, no será mi pérdida, será la suya.
.
Yo seré una soñadora pero tengo algo que el mundo ha olvidado, o le da miedo recuperar. Y ese algo es esperanza. No tendría que avergonzarme, ni creer que es una lacra. En el fondo, será peligrosa, pero es una virtud. Una virtud escasa.

In-this-house..-We-are-real-We-make-mistakes-We-say-Im-sorry-We-give-second-chances-We-have-fun-We-give-hugs-We-forgive-We-do-really-loud-We-are-patient-We-LOVE

.

.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s