Looping Love

Being in love it’s so complicated.

It’s full of ups and downs.

But… even that, it is a good sign.

.

.

Estar… juntos… es difícil.

Es bonito.

Pero es difícil.

.

.

A menudo es complicado convivir con uno mismo. Nosotros mismos somos el mejor y el peor amigo que tenemos en esta vida. Lidiar con nuestros miedos, y más aún con nuestros sueños, a veces es una cuesta larga y escarpada.

.

¡¡Imagínate lidiando con los de otra!!

Cuando las respuestas llegan a medias…

.

.

El amor, la pareja, el compromiso y sobre todo la compenetración es demasiado para el intelecto. Pero el amor no es razón, sino pasión…

¿Como si no soportar lo que requiere? Pues exige aprender a leer la mente de otra persona. A saber equilibrar qué necesitamos y qué necesita el otro. A controlar nuestros impulsos y reacciones en pos de un bien mayor -la estabilidad de la pareja-.

.

Exige que dejemos de ser un poco menos “yo”

y un poco más “nosotros”.

.

Es difícil renunciar al “yo” cuando se está tan enamorado de uno mismo. Porque es cierto: si de alguien es seguro que estamos total, completa y perdidamente enamorados es de uno mismo. Somos como hemos elegido ser, y si no nos gustáramos así, lo habríamos cambiado.

.

Entonces, un día… a tu perfecta vida matrimonial, de tú contigo mismo, llega una persona que, sin poder evitarlo, te ejerce una atracción incontrolable.

.

No es algo físico, es psicológica, es personal, es metafísica.

Y no es evitable.

.

Si tratas de pensar en otra cosa, cualquier excusa te la devolverá al pensamiento. En tu perfecta vida “tú y tú” ha llegado un “el/ella”. ¡¡Y estás jod***!!

Porque, a partir de ese momento, no hay vuelta atrás…

.

.

Y aquí empieza el paraíso apocalíptico, donde el mundo es un lugar mejor, donde sueñas más, sonríes sin lógica, las canciones empiezan a cobrar más sentido y los pensamientos, extrañamente, se sienten en el estómago. Pero el día a día se complica. No sólo vives para ti. Ahora, en parte, vives para otro.

“Marchando una agenda para dos”

.

.

_______________________________

El amor es…

Es una utopía. Una utopía real.

En la que piensas: “demasiado bueno para ser verdad”

.

Y la duda es su mayor enemigo.


La mitad, o todos, los desencadenantes de una ruptura son dudas. ¿Celos? Dudas de si “me quiere o no me quiere”. ¿Engaño? Dudas sobre su lealtad, su integridad y su posible futuro compromiso exclusivo. ¿Distancia? Dudas sobre si la relación es suficientemente fuerte. ¿Terceras personas? Dudas sobre “a quién quiero más”

Y un largo etcétera.

.

Que la relación esté llena de altibajos, no ayuda. Tendemos a hacer una lista mental de pros y contras. Y cuando estamos en el “bajo” el lado del “contra” parece ganarle terreno al “pro”. Nos pasa a todos.

.

Mi consejo es que cojas tus dudas, tus contras, las ates a un globo y las dejes volar. Que vuelen alto y ¡¡por favor!! que vuelen lejos.

Nada debería decidirse en base a un puñado de “inconvenientes”, ni en base a tus imaginarias e inestables dudas.

.

.

_______________________________

Entonces…

¿por qué seguimos?

.

.

Porque, de nuevo, inevitablemente, esa persona… por mucho que te toque las narices sus puñeteras manías, sus cambios de humor, sus estúpidas dudas, sus planes alternativos a ti, sus compromisos, su vida propia, sus gustos, su manera de reaccionar a según qué situaciones y sus muchos “sus” que no compartes… ha invadido y conquistado una parte de tus pensamientos. Y no sale de ahí.

.

A veces, querrías que se fuera. Pero… no puedes.

Porque esa persona hace que momentos, que no existían entre tu “tú y tú”, sean indispensable, ahora, en tu vida.

.

.

_______________________________

Porque, él o ella…

Te hacer sentir un “noséqué” en el estómago que te da ganas de saltar y bailar cuando estás a solas en tu habitación…

.

Aunque, cuando la cosa no va bien, hace que sólo puedas pensar y repensar en él/ella y que conviertas la cama en tu refugio.

De la que no querrías salir en toda la vida…

.

Pero, siendo sinceros, tampoco querrías salir de la cama en toda tu vida cuando es esa persona la que está contigo en ella…

.

Sin embargo, en algún momento, saltáis de la cama…

Y todo un mundo os espera ahí fuera.

Un mundo que descubrís… juntos. Y juntos parece mejor.

.

El mundo siempre es un lugar mejor cuando tienes…

…cosquillas en los pies…

.

…bailes sin música…

.

…cocina para dos…

.

…y un postre para compartir…

.

…cuando leéis un libro juntos…

.

…y compartís el paraguas…

.

…y os dais un beso bajo la lluvia, como tantas veces has visto en las películas…

.

…cuando haces el tonto en un photomaton…

.

…o acrobacias en plena calle…

.

El mundo siempre es un lugar mejor cuando tienes…

incluso

pequeñas discusiones…

…de esas que requieren pequeñas disculpas…

.

…cuando un pequeño gesto, se convierte en la batalla más difícil de librar y, finalmente, en la mayor de las victorias…

.

El mundo siempre es un lugar mejor cuando tienes…

el beso oficial de reconciliación.

_______________________________

Así que…

A partir del día en que, “él” o “ella”, apareció en tu vida, ya nada puede volver a ser igual que antes. Tu vida ha cambiado. ¡¡Estás jod***!!

.

Te pincha aguantar sus ¡¡estúpidas manías!! pero no podrías vivir sin quejarte de ellas. Porque son suyas y ya no puedes vivir sin él, o sin ella.

La vida siempre será un poco peor, pero sobre todo un poco mejor.

.

Y haces planes de futuro, sabiendo que la mitad no los cumplirás, pero sueñas, sueñas con una vida en la que “él/ella” está. Te recuerdas que no debes mirar hacia adelante, sino donde estáis ahora. Aunque cuando la cosa se pone turbia, te recuerdas que debes mirar hacia adelante, o hacia atrás, pero no pensar que el “ahora” es lo único que hay.

.

Lo cierto es que en el “AHORA” es en lo único que hay que pensar.

.

Aún cuando es malo, cuando no es tan utópico, cuando parece más real…

Porque “it is a good sign”.

Las malas experiencias le dan  mejor sabor a las buenas.

.

Al fin y al cabo…

La vida no es una linea recta.

Dos vidas, lo son aún menos.

Dos loopings intentando ir al compás.

ES UN ERROR tratar de mimetizarnos…

.

Lo cierto es que, cuando estás en pareja, dos no pasa a ser uno,

siguen siendo uno y uno.

Uno y uno que tratan de cruzar sus caminos, de hacerlos paralelos. Y no es mantener el paralelismo lo que hace perfecta una relación, sino los cruces.

El punto en el que dos, por un instante, se hace uno y después vuelven a ser dos.

.

El mérito de la pareja estable es conseguir que, durante toda su existencia, mantengan esas ocasiones en las que sus vidas se cruzan, casi parecen fusionarse, y luego vuelven cada uno a la suya, sabiendo que más pronto o más tarde volverán a cruzarse. Necesitan cruzarse.

.

Eso es el amor…

El deseo y la voluntad de querer cruzarse una y otra vez con esa persona.

Con esa única persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s