Our attitude toward life…

“Our attitude toward life determines life’s attitude towards us.”
Es la frase del día. Dependiendo del punto de vista, podemos decir que es cierta, podemos decir que es falsa. No controlamos aquello que nos rodea. No podemos controlar la situación. Así que ¿como nuestra actitud positiva nos asegurará que la vida nos sonría? No se puede garantizar.
Sin embargo, citando a Bernebé Tierno:
nuestra actitud ante la vida no debe depender necesariamente del exterior, sino sobre todo de nuestro interior. Los seres humanos encerramos en nuestro interior toda posibilidad de respuesta y la capacidad de obrar, transformar y crear. De nosotros depende permitir que los acontecimientos, o el estado de ánimo, influyan en nuestra conducta. Las situaciones no son, por sí mismas, ni positivas ni negativas. Somos nosotros quienes decidimos
Bien, Bernabé, las situaciones son positivas o negativas. Ahí te equivocas.
Pero, por otro lado, nuestra visión de la vida siempre es subjetiva. No somos imparciales, no podemos evitarlo. Nuestras actitudes funcionan como barreras. No percibimos la vida como es en realidad, porque pasa por el filtro de nuestra filosofía personal, nuestros principios, la religión,  los intereses…
¡Y ahí está! la respuesta a la pregunta que nos hacíamos. ¿Puede una actitud positiva favorecer que nos vaya mejor? No.
Pero si vemos las cosas desde una posición más optimista, los malos tiempos serán retos y no desgracias. Los incidentes serán sucesos de los que aprender. Cuando se nos cierre una puerta, veremos que se abre una ventana… Y, sobretodo, buscaremos la felicidad, no esperaremos, desanimados a que mejore.
Cuando las cosas no van bien, vemos que todo va a peor. No es casualidad. Nuestra actitud y nuestro comportamiento provocan que, desanimados, no sintamos fuerzas para ir en busca de la solución. Cuando eres positivo, crees que todo lo que va mal se resolverá y tu esperanza te lleva a luchar por ello.
La actitud determinará que cuando algo malo sucede, la vida nos brinda una nueva oportunidad: seremos más fuertes, seremos más sabios, seremos más dinámicos, aprenderemos a buscar otros caminos…
Y, bien, una buena actitud (+) nunca garantiza una vida apacible. Pero determina cómo respondemos al golpe y cuanto dejamos que nos duela.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s