La belleza no está en el interior

Hoy presento una serie de Packagings que, además que servir de continente a productos funcionales, resultan funcionales en sí mismos por su atractivo y su capacidad para captar la atención del consumidor.

Porque un producto puede ser bueno, tiene que ser bueno para mantenerse en el mercado. Pero si además “se pone guapo”, hay que admitir que multiplica su potencialidad. Empezamos…

El primero de la lista es esta marca de leche, que no necesita decir más: su packaging habla por sí solo. ¿Quieres leche? Más claro, agua.

Seguimos con esta estupenda bolsa de plástico. Su atractivo de compra es claro: “que no te roben el bocadillo”. Un clásico del patio. Solución: Si tu sandwich no se lo comería ni el perro, está a salvo. ¿Porque quién se comería un bocadillo mohoso? Sólo tú, que sabes que está perfecto y esperándote donde quiera que lo dejes. For Safety Sandwiches siempre Anti-Theft Lunch Bags.

Literalmente: breakfast -desayuno- cuyo packaging se rompe -break- rápido -fast-. Simply clever.

Original, gracioso, divertido. Si necesitas un Kleenex porque te ha dado por llorar, seguro que esto se saca una sonrisa. Y si es por un buen constipado, la cantidad es lo suficientemente generosa como para evitarte las idas y venidas a por más. Bueno, bonito y barato: ¿estamos en Marruecos?. 

Auriculares ¿para qué? Para oír música… generalmente. Por si no te queda claro, Panasonic te lo explica. Una imagen vale más que mil palabras.

“Que no me olvide de…”. Vale, solución: apúntatelo en un Post-it. Ya, bueno, ¿y donde se queda ese Post-it? En tu mesa: no lo verás. En tu agenda: no la llevo a todas partes. En la nevera: estoy aprendiendo a hacerle menos visitas. Si eres como yo que necesitas pegarte el post-it en la frente para que sirva de algo y acabas haciendo de tu mano una pizarra… ¡¡TACHÁN!!

Post-its Reloj: lo llevas a donde quieras, queda bien y SOBRE TODO cumple su función. Maravilloso Post.it. Chapeau, chapeau, chapeu!

¿Y esto? ¿Qué es? ¿Qué será? Ui, tiene una tirita. Tiras, tiras, tiras, tiras. ¡¡SORPRESA!! Smirnoff de sabores… de frutas, claro. Tienes una amplia variedad: fresas, lima o limón para beber. Antes de abrir el packaging casi te la comerías…

Y vamos con otra bebida. Champagne. Bendito fin de año. Adoro el champagne, pero tengo que admitir que caliente es un asco. Casi se vuelve terroso. Como no, marcas tan prestigiosas como Veuve Cliquot ponen a disposición de quien pueda permitírselo una botella en un curioso packaging: una mini nevera. Apenas pesa, es estéticamente atractiva y ¿está claro, no? es 100% funcional. Marketing y Creatividad trabajando de la mano.

Y, por útlimo, los espaguetis NYC que van en una sencilla caja blanca, rectangular, minimalista y que te proponen un juego: mete la tapa por abajo y tendrás ¡oh! el Empire State Building, icono neoyorkino. Una manera de diferenciarse de esos packaging tan poco atractivo -bolsa de plástico- de cualquier marca de espagueti. Me gusta tanto el juego que pagaría lo que fuera: el diseño no tiene precio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s